Exportaciones manufactureras por nearshoring se elevarán 96% al 2030


El pasado mes de septiembre, las exportaciones manufactureras representaron el 89% de las exportaciones no petroleras del país. Además, octubre registró la inflación más baja desde hace 2 años, la expectativa de cierre para 2023 se coloca en 4.5%.

De acuerdo con el monitor económico de CIAL Insights, la inflación se ubicó en 4.27% anual en la primera quincena de octubre y por debajo de las estimaciones del mercado (4.4%). Los especialistas mantienen su expectativa de una inflación de 4.5% al cierre de este año (el mercado estima 4.74%).

En septiembre, las exportaciones cayeron 5.1% anual, su peor desempeño desde agosto de 2020; petroleras +5.0% y no petroleras -5.8%. Las no petroleras resienten los efectos del estancamiento industrial en Estados Unidos, a su vez, ya se refleja sobre la producción manufacturera (-0.7% anual en agosto). El déficit comercial estimado para este año es de casi 23 mil millones de dólares. Las exportaciones crecerán 3.0% y las importaciones 2.2%. A continuación, la información a mayor profundidad, por parte de los analistas de CIAL Insights.

La inflación mantiene su tendencia a la baja

Estados Unidos y otros países están enfrentando grandes dificultades para seguir bajando sus niveles de inflación. En Estados Unidos se elevó desde 3.0% anual en junio hasta 3.7% en agosto y esto está generando una preocupación a la FED, al obligarla a seguir subiendo su tasa de referencia.

En Brasil, la inflación se elevó desde 3.2% anual en junio hasta 5.2% en septiembre, en condiciones en que el banco central de Brasil había bajado dos veces su tasa de interés, desde 13.75% en julio hasta 12.75% en octubre.

La inflación de Canadá se elevó de 2.8% anual en junio hasta 4.0% en agosto, aunque en septiembre descendió marginalmente a 3.8%. La Eurozona, Japón, Chile y México siguen reportando descensos en sus niveles de inflación, mientras que el Reino Unido se mantiene en 6.7% anual por dos meses consecutivos.

La buena noticia para México es que su inflación mantiene la tendencia a la baja reportada desde hace un año. En la primera quincena de octubre se ubicó en 4.27% anual, reportando mejores números que los pronosticados por el mercado. En enero de este año, los analistas encuestados por el Banco de México (Banxico) estimaban que la inflación sería de 5.34% para el cierre de este año. En la encuesta de septiembre de 2023, este pronóstico se redujo hasta 4.70%, con posibilidades de que lo revisen a la baja en la encuesta de octubre. Por lo pronto, los especialistas contemplan una estimación de 4.5% al cierre de este año.

Exportaciones con su mayor caída desde 2020

En septiembre, el valor de las exportaciones totales ascendió a 49,658 millones de dólares, de las cuales las no petroleras fueron equivalentes a 93.1% del total, además de que las manufactureras representaron casi 89% del total. Un hecho importante es que, en la última década, la presencia manufacturera se ha mantenido relativamente estable alrededor de este nivel. Así, México se ha convertido en un gran exportador de manufacturas, condición que podría mejorar aún más en esta nueva era del nearshoring, ya que podría elevarse hasta 96% hacia el año 2030, que sería el horizonte temporal de este fenómeno.

En la coyuntura reciente, y tras dos buenos años, las exportaciones han moderado significativamente su ritmo durante este año, en septiembre reportaron una caída de 5.1% anual. Aunque la caída no es aparatosa, se trata de su peor número desde el desplome observado durante la crisis de 2020. Dado su peso, lo que destaca es la caída de 6.6% anual del segmento manufacturero, explicado por varios factores concurrentes.

Primero, Estados Unidos está reduciendo sus importaciones del resto del mundo, lo que significa menores exportaciones mexicanas a ese país. En este momento, México es el primer proveedor de productos a EE. UU., desplazando a China después de más de dos décadas. Paralelamente, el sector industrial de EE. UU. atraviesa en este momento por un estancamiento. Segundo, el peso mexicano se ha apreciado significativamente, con 13.8% anual en septiembre, lo que perjudica al sector exportador.

Tercero, el volumen físico de las exportaciones retrocedió 16.1% anual en septiembre. Sin considerar la crisis de 2020, es casi su peor caída en varias décadas. Esto se deriva pese a que los precios de exportación aumentaron 13.1% anual en septiembre. Por estas razones, en este año, las exportaciones crecerían solamente 3.0% en este año y observando una fuerte desaceleración con respecto al 16.7% del año pasado.

Explosividad de la construcción

Súbitamente, la construcción experimenta un auge no observado en décadas. De ser, hasta hace pocos meses, una de las industrias más rezagadas de la economía, en el sentido de estar aún muy lejos de recuperarse del desplome que experimentó durante la crisis de 2020, ahora es la industria más adelantada. Por lo pronto, esta industria creció a una tasa explosiva de 30.1% anual en agosto, donde destaca un número espectacular e inusitado, el 188.7% anual de su segmento de las obras de ingeniería o pesada (infraestructura). Las obras de edificación crecieron solo 4.6%. De esta manera, la construcción crecerá a un histórico 18.8% en este año, además de esperar un buen ritmo para 2024. Parte de la construcción va a la inversión, misma que también repuntará en este año.

El PIB de Estados Unidos creció 2.9% anual

En enero de este año, según la encuesta de Banxico, los analistas estimaban que el PIB de Estados Unidos crecería solo 0.7% en este año. Sin embargo, la situación cambió dramáticamente y en la encuesta de septiembre, el pronóstico se elevó hasta 2.1%, una situación similar a la ocurrida con los pronósticos para la economía de México. A principios de año se hablaba de la inminente recesión que enfrentaría Estados Unidos en este año. Esta percepción se daba en condiciones en que la tasa de interés de la FED estaba en 4.50%.

Contra todos los pronósticos, la economía de Estados Unidos ha crecido mejor de lo esperado y se ha alejado por completo la posibilidad de una recesión, no solo para este año, en 2024 tampoco veríamos que esto ocurra. Por lo pronto, su crecimiento ha sido de 2.9% anual en el tercer trimestre de este año, impulsado parcialmente por el consumo, la inversión y los inventarios. Los analistas estiman que esa economía crecerá 1.5% en 2024, por encima del 1.2% esperado por los analistas.

Indicador global de actividad económica

La economía sigue creciendo a tasas relativamente elevadas y superando mes a mes los pronósticos de los analistas del sector privado. A pesar de las elevadas tasas de interés, no sólo en México sino a nivel internacional, México crecería alrededor de 3.4% en este año, en circunstancias en que Estados Unidos lo haría alrededor de 2.2%.

El Indicador global de actividad económica (IGAE), el mejor proxy de un PIB mensual reportó en agosto un crecimiento de 3.5% anual, ligeramente superior al 3.4% de la estimación oportuna del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). De esta manera, en lo que va del año (enero-agosto), nuestra economía ha crecido 3.5% anual y con expectativas de que pueda avanzar alrededor de 3.4% en todo 2023. Si así fuera, estaría superando ampliamente las expectativas iniciales, que apuntaban a solo 1.0% en el año. Más bien, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) estimaba que el PIB crecería 3.0% y ajustando su revisión reciente hasta 3.5%.

Mientras la actividad primaria ha crecido 2.6% anual en lo que va del año, la secundaria (industrial) está reportando un mejor desempeño, con 4.0% anual y con tasas de 5.0% o más en los recientes tres meses (junio-agosto). Gran parte de la dinámica industrial se explica por el extraordinario repunte de la construcción, que creció 30.1% anual en agosto, su mayor tasa histórica. Las obras púbicas, pero también las privadas, muestran una explosividad sin precedentes. En cambio, las manufacturas cayeron 0.7% anual en agosto.

El sector terciario (comercio y servicios), que representa más de 60% del PIB nacional, avanzó 2.8% anual en agosto. Modera un tanto su ritmo, lo que se da, en parte, por un efecto estadístico derivado de una tasa de 5.5% anual observada en agosto del año pasado. En septiembre y octubre posiblemente se observe una situación similar, siendo común un comportamiento diferenciado en su interior. Los segmentos del comercio crecen bien, mientras que el inmobiliario avanza netamente.

Fuente: https://www.plastico.com/


Share this post