Moldes: Una oportunidad de desarrollo en México

Moldes: Una oportunidad de desarrollo en México

El costo de operación por no trabajar con proveedores locales es alto. 

Cada dólar que se invierte en un molde es responsable de producir miles, decenas y hasta cientos de miles de dólares en productos y beneficios económicos, refiere Eduardo Medrano, presidente de la Asociación Mexicana de Manufactura de Moldes y Troqueles (AMMMT). Un molde, de acuerdo con el directivo, “se puede ocupar para producir 100 mil piezas, 1 millón de piezas, o 10 millones de piezas”. 

Los moldes, explica, no se integran en ningún nivel de la cadena de proveeduría, sino que dan apoyo de manera independiente, puesto que, en conjunto, y transversalmente, “la industria de los herramentales, moldes, troqueles, dispositivos…, es la base para que un país pueda generar tecnología”. 

Por consiguiente, destacó: “esta industria debe de existir, puesto que da valor agregado, ya que permite crear nuevos productos, hacer correcciones de diseño rápidamente, y tener un costo competitivo”.

Como enfatiza Eduardo Medrano, muchas compañías mexicanas consideran que la compra de moldes es una decisión totalmente financiera. Sin embargo, la realidad es otra, “al tratarse de una estrategia de negocios que la empresa debe tener si lo que busca es posicionarse en el mercado y competir”. 

Asimismo, explicó que la fortaleza de negocio para quien fabrica moles es mantener el control de la propiedad intelectual, proteger sus diseños y, en el caso de México, apostar en desarrollar proveeduría nacional. 

“Como gerente de operaciones, yo quiero que mi soporte sea local: mantenimiento, correcciones, ingeniería…, de lo contrario empiezo a perder los elementos que optimizan los procesos productivos de mi empresa”. 

Share this post