5 ideas para mejorar la coloración en extrusión

5 ideas para mejorar la coloración en extrusión

Fuente: http://www.plastico.com/

Es importante entender de qué está hecho el compuesto que usamos para dar color a productos plásticos, pues a partir de este conocimiento podemos tomar decisiones.

Muchas veces consideramos el color como un aspecto secundario de la formulación de nuestros productos plásticos. Esto es un error. La selección del color y del pigmento empleado es un tema del que debemos ocuparnos con cuidado. Es importante educarnos y entender de qué está hecho el compuesto que utilizamos para dar color a nuestro producto plástico, pues es a partir de este conocimiento que podemos tomar decisiones sobre ajustes de proceso y lograr un mejor color a menor costo.

Para dar color, normalmente se aditiva la mezcla entre el 1 % y el 5 %. Hay muchas variables diferentes en el tipo de compuesto que podemos emplear para dar color: el tamaño de partículas, la opacidad y la tendencia a aglomerarse son algunas de estas características.

A continuación compartimos cinco ideas para hacer más eficiente la coloración de sus productos extruídos:

1. Fíjese en la base o “carrier

Para lograr el efecto de coloreado, lo mejor es que la fase que genera el color sea menos viscosa que el polímero a colorear. De esta forma, el color puede “filtrarse” a través de la matriz, alcanzando a colorear incluso los resquicios. Es por esto que los colorantes líquidos son los que mejor funcionan, pero también son los más costosos y requieren de equipo especial. En general, una buena alternativa es observar el índice de fluidez del pigmento a utilizar y detallar que sea mayor que el índice de fluidez de la resina a ser coloreada.

2. Mejore la mezcla

El mezclado durante la extrusión es muy importante y determina qué tipo de colorantes deben ser usados. El tener un buen mezclador puede incluso reducir el porcentaje de aditivo que utilizamos para colorear. Si se tienen problemas de homogenización de color, una buena alternativa es incrementar la eficiencia de mezclado por medio de mezcladores estáticos, mallas más finas, menores temperaturas o tornillos especiales. En el caso de los tornillos sencillos es posible usar enfriamiento interno con agua. Este parámetro permite un control preciso de la temperatura y por tanto la viscosidad del fundido.

3. Ajuste los parámetros para evitar degradación

El amarillamiento es producto de la oxidación, causada generalmente por el sobrecalentamiento o el exceso de velocidad (y por tanto de fricción) durante el proceso de plastificación del plástico. En caso de presentar amarillamiento, hay que reducir la velocidad de rotación o ajustar los perfiles de temperatura en el cilindro. Si esto no es suficiente, fíjese si el masterbatch que está usando es compatible con las temperaturas de procesamiento empleadas. Un problema típico se presenta al tratar de colorear PET, donde la resina requiere altas temperaturas de procesamiento y frecuentemente genera degradación del colorante empleado.

4. Controle el brillo con temperatura

En extrusión, el brillo no depende tanto del herramental (el dado de extrusión), sino de la resina empleada. Para incrementar el brillo es posible aumentar la temperatura del fundido. Para lograr el brillo en láminas, se emplean rodillos cromados. En perfiles, una alternativa es usar calor radiante, que puede subir el brillo.

5. El tamaño de partícula importa

Hay diferentes alternativas para dar color a un producto plástico. El negro o blanco, por ejemplo, se pueden obtener de formas muy diferentes y es posible lograr resultados satisfactorios con diferentes proveedores. Sin embargo, cada pigmento trabaja de manera diferente, dependiendo de si es orgánico o inorgánico, por ejemplo, así como del tamaño de partícula empleado.

Los pigmentos con partículas de tamaño irregular pueden generar diferencias en la cristalización y por tanto en el hinchamiento o propiedades mecánicas del producto final. Por lo tanto, lo mejor es entender qué tipo de sustancia está empleándose para obtener el color y tratar de mantener esa receta invariable, para no afectar los resultados de calidad.

Hable con su proveedor y entérese a mayor profundidad posible de lo que está empleando en su formulación, pues esto reduce la incertidumbre de la operación.

Share this post